viernes, 16 de agosto de 2013

Frutas dulces: El melón

Melón

   Hoy os presento algo muy sencillo, sabroso y refrescante. Cortar un melón que esté maduro en trocitos y espolvorear con un poco de canela por encima. ¿Hay algo más rápido y sencillo?

  El melón es una de las frutas que nos alegran el paladar y refrescan en verano. Es una fruta muy rica en azúcares, vitamina A, B, C y E. Como componentes minerales contiene bromo, calcio, cobre, magnesio, fósforo y cinc. 
  El melón por tanto es rico en betacarotenos que protegen la piel, hidrata nuestro organismo y es un buen antioxidante. Los melones también son ricos en hidratos de carbono y en su composición destaca la presencia de proteínas y fibra.


Melón

   En frutoterapia, es la fruta del aparato digestivo, ayuda a eliminar los desechos del organismo, es también diurético y laxante. Cien gramos de melón proporciona 30 calorias, por tanto su poder energético es reducido. Estimula el apetito, limpia el organismo, neutraliza el exceso de acidez y favorece la piel. 

   Dentro de la clasificación de las frutas por su sabor, pertenece al grupo de las dulces.
 Según el proceso de maduración, como frutas climetéricas, ya que sufre una brusca maduración y cambio de color, textura y composición.


Melón

  Se debe consumir después de abierto, lo más pronto posible ya que degenera rápidamente y produce toxinas. Al contacto con el oxígeno, produce hasta 0,5% de arsénico. No es compatible con leche ni con frutas ácidas. Tampoco conviene comerlo como postre ni combinado con sandía. Es una fruta que no admite mezclas con otras.